Las Seis Sombras De Troy II


“Pero obviando todo este tema que nos lleva junto al aire, que nos hace manifestarnos contra la gravedad. Un extraño y sutil movimiento, da como comienzo la vida una vez más…” Reciclaba las palabras mi desolado corazón, ahora retumba con celos la primera sombra de Troy…

Todo tiene por final la pubertad de un buen niño, hasta que los días de hombre atraen la hiel… Y paso a paso suda la vida, ya no tienes tejido adiposo ni quién te ha de acompañar… Estos son los paradigmas claros de lo flaco que te hace la soledad…

Como niño, funde los cimientos del amar y me fugue en un cuento con unos destellos rubios, ahora tengo como olvido el error y la probabilidad… ¿De qué? De no jugar entre sus labios mayores…


Siendo seductor a mis 30 menos 10, ya conocía lo que era el delito, así que me negué a si cometerlos… Pero estas son otras sombras, aunque este capítulo es mi general… Por supuesto, no os preocupéis lector poco admirado que mi flamante historia de pasiones y locuras, comienza con otros versos…

Eran unos 1900’s, hablo de los años en que refutó mi sufrir… Este acompañado de síntomas y anomalías, cometió acto de seducción y me hizo escribir, historias de amor y despecho ajeno, un “máster” en versos rotos, y una alevosía que no os contaré…

Mi primera sombra tenía como nombre “una mujer”, toda una Venus esbelta en emociones y canciones, dueña de un difunto maestro que debí conocer a mis comienzos de ser… ¿Para qué? Para vacunarme, para asegurarme, de que este distintivo señor no agobiara la vida…

“La vida”… Que supuestamente se defiende con la libertad, dos mujeres recitadas en una pequeña estrofa absurda, que tiene como principio ejercer el derecho y el deber de esperar los caminos reales con fines al inframundo…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Párrafos de Sol

Maravilla

Mantra