Memorias De Un Guardia

Exiliados de un pueblo, del que mi memoria y yo nunca nos conciliaríamos… Perdimos batallas y a la vez disfrutamos mil guerras… Conocimos amores, cuestionamos errores, y sin embargo no nos involucramos en ninguna proeza…

Pasaron los años y los daños, mi juventud disminuía, y la mente daba por viva, la sencillez de una voz… Equis distante del pueblo donde me dirigía, una ligera conciencia me comunicó:

-Desvíate de tu camino, te esperan labios que recitan el fervor de una pasión desconocida, de unas manos ligeras y teatrales, que mienten sin ensuciar su pulcritud… Dale tiempo al tiempo, y acúsate a ti mismo de ser alguien, que nunca fuiste… Vive la locura que invadirá tu camino, y fija tus ojos en una voz acusadora…

Cambie el rumbo de mi travesía, el timón de la historia me había dejado en un lugar deshabitado… Veía muros gigantes, pero ¿Cómo iba yo a saber que se trataba de un gigante?… Este me alerta:

-¡Detente ahí, hombre de esbelta figura! ¿Qué te ha traído aquí, a estos andenes monárquicos?... Aléjate ahora mismo, o me veré forzado a expulsarte con mi gran fuerza y talento…

Por suerte los Goliat’s solo existen en la cabeza de cada persona, este mal presentimiento que tuve me hizo dudar, para dar mis pasos de conocer a esa enloquecedora pasión de la que me hablo la conciencia…

Exploro lentamente todos los meollos de tal paisaje tan extraño… Hasta que me encuentro con un gran impedimento, una puerta de mil metros… Por suerte esas emociones, se pueden manejar… La clave del éxito es poder exclamar, que tanto quieres querer a una dama… Ese misterio tan sensual, me había impulsado a pisar vidrios rotos, piedras puntiagudas, plantas venenosas, pero como yo he de mencionarles de nuevo, toda emoción se puede controlar…

¡Ahora sí! Al parecer, este es mi destino… Creo que mi mente no está jugando a las emociones, pues lo que veo, me resulta demasiado real… Una señorita con ganas de jugar, intercambiado los roles amar… Amor propio que se decía dueña de la mentira… La mujer perfecta, para el abogado perfecto… Y este defensor público se trataba de mí, que quería convencer a tal mentira, con un cabo de la verdad…

Sus manos hicieron contacto con mi espalda, y me hizo cambiar de parecer… ¡Yo que tanto había amado a mi propia conciencia! Y ahora me veo amando a otra mujer… Con su voz sutil y cambiante, me engaño… Me hizo cambiar mi persona, me hizo dueña de sus estados políticos, me hizo servir su “bondad”… Que voz tan seductora y yo tan débil de corazón…
Ella con toda su desdicha, impuso la monarquía en mi estilo de vida… Ahora defiendo todas las ideas que plantea mi reina, me he vuelto un guardia, que tiene el placer de tomar su mano, cuando el pueblo de la verdad, agita la torre en la que ella se resguarda…

Pasaron dos días, y el guion de mi vida era solo apresar a muchos impostores, que se dedicaban a arruinar la vida, de mi preciosa dama… Que conste, no es mía de posesión, soy de ella por solo excusas baratas…

Y al tercer día, en un ensayo se confundió, me pidió la mano a base de sus energías… ¡Esperad, ahora la mentira soy yo! ¡No sé cómo explicarlo, no sé en qué me he metido!... Estoy agarrado de una intuición que he desarrollado en toda mi vida… Pero este momento he de aprovecharlo yo, que con su simple contacto, disfrute el amor que le brindo a muchos seres…
Y este tercer día, se esfumó… Dos días había vivido bajo el régimen de una dama que conmovía mi locura, que transportaba su epidemia en todo mi cuerpo, que suspiraba cada vez que decía un verso, que la ayudaba a escapar de su función final…
Aquí estoy yo… Recitando mis líneas, que me hacía recordar esos tan buenos (malos) momentos junto a ella… ¿Qué será de ella? No lo sé posiblemente perdida con otro hombre… Que por justo valor, nunca domina su conciencia…

Y yo… recordando tal verdad…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Párrafos de Sol

Maravilla

Mantra