Cartas Al Oriente


Me resulta un poco estresante manifestar una introducción bien elaborada para tus ojos de quimera sumisa ante estas letras inmaculadas de tu tez corporal. Como primer estadio de esta longeva declaración, quisiera evocar mi talento literario para incautarte por unos instantes en un nuevo complemento circunstancial, ya que deberías sentirte atada y amordazada con todo este rejuego de palabras.

El segundo encanto de este ilustre susurrar que te ando comunicando, habla sobre mi estandarte colocado fuera de los cabales humanos. El equivoco concepto “Extraterrestre” es una ligera nimiedad comparado a los aspectos conscientes que tu mente recita, puedo hacer alusión a mi lamentable esencia humana de que este servidor ha de ser un “Forastero”, proveniente de algún lugar virgen y recóndito de la esfera terrestre, pero esto ha de querer exclamar un escapar de los ámbitos recopilados por tu cresta del conocimiento del hombre. Por más testaruda que sea mi solicitud de salida fuera de los folios tallados de tu experiencia, no podre divulgar una inmortalización de mi nombre en tu estética emocional, y de ser así, millares de sujetos con la dicha de removerte las hormonas estarían acompañándome como trofeos en una sala-comedor. Este es el principio de mi perdición, rótulas que se incrustan al efecto gravitatorio de nuestra tierra, me haces conquistar el poder de una lágrima en momentos en que ha de ser menester tu presencia palpable.

La tercera esencia transita por los cielos, colonizando el “Nirvana”. Como ser imperfecto me veo sometido a tropezar  por cada intervalo en que trato de poseer la insignia de vuestra admiración. Es un hecho irrefutable que mi brazo se de a torcer cuando ha de tratarse de su despampanante dicha de ser mujer domadora, pero tal “dicha” destroza el cimiento colosal de un ente que ha de necesitar de cuando en vez un desastre natural. Me creo digno de gozar con las respuestas de centenares vicisitudes que trascurren en tu lecho mortal. Pero tu lejanía coincide con mi piel no estéril, la duda se infiltra sobre esta fluidez corporal y a la vez templaría. Cabe de más sustentar que este es el segundo principio de mi perdición.

La cuarta adicción del perfume sexual que incauta mi quebranto mental es la osadía de resguardarte tal sugestión inevitable. Conoces el pecado de una manera biológica, mas yo conozco el componente químico que eleva tu placer de perderte en unos labios, y cuidado con el ultimo mencionar, es una suposición que recae en mi ornamento lascivo intelectual. El reprimir de tales “fuerzas” dinámicas libidinales no puede ofrecer una grata distracción en vuestro estado caótico actual, mas por favor, no es un signo de provecho ante tu florecer hormonal, bien has de saber que posees el céfiro sin humedad que muere en tu rostro, que descansa para tomar el aliento de una gladiadora ante el incierto maleficio que te dono algún anómalo. Sin mas renombre, esta en la tercera argumentación de mi perdición.

La quinta extravagancia del arte que tengo por arrastrarme por lo suelos, ha de ser tu indiferencia ante la toma de decisiones. El justo ofrecer de mi carisma lo has de rechazar con la puesta de la palabra en mi propio resguardo, mas no es rechazo tratándose de una perspicacia mágica como tú. La hermenéutica me ha instaurado a divagar por el texto fiel que me donas al dirigirme vuestra habla. He resbalado por el inactivo intento de comprender que tus negatividades han de ser una respuesta suprimida de tu deseo, que tus negatividades han de ser premeditadas y con la identificación de la alevosía. Yo, deshago mi existencia por el regreso de las afirmaciones en tu vocabulario. Ésta, sin beneficio de la probabilidad alguna, es mi cuarta perdición.

La sexta influencia que me hace mutilarme antes de caer en las manos de Morfeo y procrastinar mi fatal adhesión de relatarte antes de tocarte, es la terquedad y el orgullo del semblante consciente de vuestro ser. Mas pláceme agregar la complicidad del estado que consolidas al emitir tu complicación personal. La empatía, que reconozco que la tengo bien desarrollada, abre un abismo para arrojar tantas balbuceadas que replican la presencia de basuras que no deben afectarte. Mi intento de plasmarte la fragancia de un crisantemo ha de ser en vano, puesto que el repelente no funciona para alejar la hiel del tormento que has de vivir. Yo, repito, estrujo mi alma al tártaro si ha de ser preciso, para proponerte un credo y un dogma de vida ideal. Pero, el tiempo no me permite ostentar el idilio de una confianza entre nos. Aquí, se recita la quinta edición de mi perdición.

La séptima, perfección encabezada por la proeza mercenaria que ocupa tu cuerpo, es un agrado, es un triunfo al procrearte un ambiente digno de humillación. Yo, fiel instinto y a la vez criterio moral no humano, invito el suscitar de las columnas que sostienen mi cuerpo para moldearte una petición… Mánchame, cultívame, flagélame con la ilusión punitiva que recae en todo tu inmenso lienzo papiriforme, pues todo lo que te he recitado ha ser una prueba de un merecer eterno. Si mi presencia ha de estar ensimismado a ataduras de otros planetas ¡Sostenme! Que te acusaré junto al gremio de mi espalda, y te ahogaré con la túnica psico-estética de mi éxtasis forastero.

Con el remordimiento de que la admiración no roce la verdad, implanto un beso en tu espalda por si lo verbal no remplaza a lo físico. Con un querer extraordinario y descomunal me ofusco en la aleación de tus brazos para resaltar la conmemoración de vuestros abrazos, y por finalizar dicho discurso con un agrado a la maravilla que eres como entelequia de vastas alturas y refinamiento corporal-emocional, despídeme con un pesar en tus labios que inauguren diez segundos en mis mejillas.

Comentarios

  1. Paso por acá a devolver la visita por mi blog...
    Es lindo saber que al menos mi historia te pareció grata...
    Encontré historias muy interesantes en este blog, así que me convertiré en parte de tus numerosos seguidores. Si querés te invito a que formes parte de mi reducido número de participantes...
    Te estaré leyendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu pasar Lu! Y gracias por el elogio de las historias! Ya formo parte de ti! Lo importante de todo es el admirar de tu trabajo y no quienes te siguen! Un Abrazo!

      Eliminar
  2. Buen Día Mariano, encontré tu blog publicado en un grupo de facebook de interés y solo puedo decirte que sería grato para mí particularmente, encontrar más seguido hombres con la capacidad de expresar de una forma tan elegante y especial situaciones y sentimientos que llegan a ser cotidianos. Revela una complejidad que agrada leer, o bueno, tampoco vengo a interpretarte xD , Solo que sepas que tienes una lectora más :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Noches Daniela! Como me ha encantado tu mensaje tan cautivador! No se ve de cuando en vez que una mujer de tantos agrados deje un mensaje tan significativo!
      Las interpretaciones son volátiles y libres de remordimientos. No pasa nada! Eres acogida aquí!
      Un Abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Párrafos de Sol

Maravilla

Mantra