Monólogo De Un Psicoanalista


(Con voz moderada y modesta) Hoy narra el periódico que el simple placer se ha trasmutado en violencia de género, que el conflicto del hombre se remonta a su niñez y, por tanto, toda causalidad era intrigada por una gardenia (Desvía la mirada y sufre una presencia femenina en la consciencia) (Despierta del evento de poseer una dama en sus intentos imaginativos y, exclama sus siguientes líneas con desprecio) ¡Mas otros replican, que las culpables de este delicado desplazamiento se ha de manifestar con “Mujeres de Lem”!.

(Orgulloso de su figura y sus estados) Y heme aquí, asentado en un hermoso inmueble escoltado de elegancia, (Burla) sosteniendo el trauma colectivo de una sociedad que degrada sus méritos con un supuesto intelectualismo (Deshace el periódico en trizas). (Modesto) Yo, visto a la moda, a según la delicia sexual que irrumpe en las aceras de esta calzada encomendada a la prostitución. Mas, no deshonro la respuesta de la satisfacción a la vista de la ninfomanía… Aquí, el Punto G es terapista, los besos son agrados de la transferencia y, el tacto no es un acto disfrazado del inconsciente.

Todo el glamour se aparca en el abandono del desagüe, y tremendas fijaciones se desencadenan con la pulcra expresión de un orgasmo… (Siente la mirada indiferente de algún sujeto) ¿Por qué fijaos la mirada con tanto descrédito en mi? (Cita con orgullo) El evento más admirable y puro tiene como nombre el valle erógeno del erotismo, de la cima erecta que promulga el esfuerzo de un liquido fertilizante y procreador. ¿Por qué indagar en el alcohol, cuando posees el sexo? ¿Por qué inducir un futuro cáncer, si aquí la enfermedad es una petición favorable?... Algún erudito a la violeta impactará a su personal con las palabras de la ignorancia, declarando argumentos en contra de mi sugestiva ilusión utópica. (Ríe sarcásticamente y exclama con gran conmoción) Ha! ¡La terrible avaricia del castigo esotérico, quebrantará el tierno follaje del instinto humano! (Se ahoga con su propia emoción y tose varias veces)  La única madre de ningún hijo se salvará ante esta momentánea falta del conocimiento, ella, anunciara el espíritu de su catalogo divino, desprendiéndonos del suelo de la tierra, y elevándonos a la angosta cabalidad de la vida inconsciente. (Señala) ¡Sí! ¡Esa es la respuesta, mi querido espectador! (Con tono liguero y satisfactorio) La muerte nos amparará de nuestro oscurantismo.

(Frunce el seño, y adecua sus gafas a su rostro, con tono pintoresco cita) Pero, tales testimonios han de ser adagios persuasivos. Despachemos la vergüenza del no saber, de forma siniestra, compartamos el pesar primitivo que reside en nos…



Comentarios

Entradas populares de este blog

Párrafos de Sol

Maravilla

Mantra