El Mercader De Damasco Y La Dama Del Corazón De Herpes


Mercader: ¡Señora! (Énfasis) ¿Dónde habéis comprado vuestra sonrisa?.

Atónita por el gesto tan sublime de sus palabras, recita:

Dama: (Toda Coqueta) Pues estáis equivocado, esta sonrisa es heredada por mi pasado,  y construida por el futuro de mi felicidad.

Mercader: ¡Ha! (Ríe sarcásticamente) ¡No seré adivino, pero conozco de frutas, y usted es la adorable representación del índice de la tentación, mas vale decirlo, de una manzana, que vive corroída de gusanos en sus vientre!... ¡Y perdone, si esto ha de causarle un incontrolable padecimiento, pero, deseo su bien sobre esta existencia!.

Dama: ¡Como se atreve a difamar la vida inconsciente de una dama!? (Deprecio) ¡Mas bien señorita que señora! (Gritaba la misma)…

Mercader: ¡Reitero mis disculpas! (Comedido) ¡Pero he de volver a refutar, que usted señora, no ha de ser mas que una usurpadora de placeres, cleptómana de antojos, y poseedora de ansiedades! ¿Me atrevo a afirmar, y de ser así, hacer público su corazón lleno de herpes?.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Párrafos de Sol

Maravilla

Mantra