Dinámica Literaria

“El hombre que no percibe el drama de su propio fin no está en la normalidad sino en la patología, y tendría que tenderse en la camilla y dejarse curar.”
Carl G. Jung

“La península de vuestras mentes comparte un estrecho con otros reinos,  y si no han de creerme, alzad la mirada por encima de vuestras narices, y observad aquella línea indisoluble de tierra que comercia con el clima bélico de sus regiones o con la ventisca de un recuerdo que ayer… nos enseñó a enfrentar tormentas.”

La Psiquis de un Pirata

“Quizás el cielo de la conciencia es una aurora boreal que afirma ser espectada por un infante iluso, un pequeño comerciante de estrategias egotistas que pretende mantener el negocio de sus ojos a la disposición de lo que observa. No obstante, parpadeará, y reconocerá que existen otras circunstancias que deberá de desechar para proseguir contemplando su aurora boreal”

La Psiquis del Yo

   “Humanoides sobre humanos es la ideación que tengo sobre el constructo del ser. Humano es la expresión exterior de lo humanoide, y lo humanoide es la fuente egoísta e intrínseca de lo humano, por lo tanto, afluente de lo humano es lo humanoide. Dotado de raciocinio y de cualidades cognoscitivas dirige sus practicas hacia el humano, argumentando así mismo, ser el centro de las ejecuciones cotidianas del hombre. Ejecuciones que, prácticamente, no controla.”

Dr. Canalla

“Cada vez que un óvulo es fecundado por un esperma, naufraga un colono o un pirata que había perdido la guerra a lo lejos de un drama colectivo… que había perdido, la potestad de seguir encallando sobre los muelles de la psicoide… que había perdido, la deriva de su navío.
Solitario y volitivo es su acto, no se conoce más que así mismo y amnésico se muestra. Por innatismo, conoce la operación refleja, que deviene de un viento que lo empuja a instaurar su paso… y su paso, le permite el devenir del tiempo… y su tiempo, le enseña el pronostico de lo humano.
De pronto, aquella criatura ex óvulo-esperma añora el útero de su madre, y se enfrenta con el primer beso que le obsequia el frío. En su interior, el frío no es más que el primer cataclismo que enfrenta el colono o el pirata, mientras se refugia entre los pedriscos donde violentamente las olas tropiezan.
No hubo mejor decisión que emigrar al centro de la península… esta, fue la acción optada por aquel colono o pirata que había huido del póstumo desastre.
Tras abandonar el limite de aquellas tierras, el mismo se situó a la orillas de un río mnémico, donde reconocía las acciones que realizaba mientras saciaba su sed.”

Diario de Colonos y Piratas pp. XXXII-XXXIV


    “Conocía las actitudes de los vientos emotivos que provenían de sotavento, próximos al estrecho que a estas alturas no he podido nombrar. Pude percatarme de la manera en que desembarcaban las epidemias de las circunstancias que provenían de algún lugar recóndito… Sabía que debía trepar a la cima del árbol más alejado a la superficie, y que a la vez, debía suplirme de bastos recursos.
   A la venida de aquella vorágine salvaje de criaturas que hacían de ella su suelo, me sentía abordado por un escalofrío que me hacía dudar de donde me sostenía. Dudando una vez más… caí… y luego de ser arropado por una sensación oscura y tenebrosa, quedé postrado en el suelo mientras rítmicamente me balanceaba de atrás hacia delante.
   Reconozco la frustración que me abordaba, y a su vez, el dolor de proseguir estando y actuando…
   No volveré a subir a un árbol, no volveré… a temer…”


Diario del Yo pp. IV-V

Comentarios

Entradas populares de este blog

Párrafos de Sol

Maravilla

Mantra