Monólogo "He Matado a Mi Padre"

Dice usted que “he matado a mi padre”
y por ello me ata a la silla...
Me amenaza con el rubor de sus nudillos
pero sé que mi juventud apremia...

Le harán falta más de 6 para hacerme sangrar,
o quizás uno, depende...
Le apuesto un diente a que su brazo sabe más a cerveza que a buen policía...
Perdón el irrespeto pero... no hace falta...

Si “he matado a mi padre”,
tal vez sea por defensa propia...
Verá... por más humano que fuese, uno no soporta la agresión...
Debería comprenderlo, intuyo que ha usted le han pegado...

Pero el problema no es lo físico,
¿Cuántas veces le arrancaron los calzones rotos?
¿Cuántas ocasiones impidió ser corregido?
Sí, lo sé, son estupideces... pero no le quedaba corto a Trujillo...

No sé por qué me cachetea,
¿Acaso soy un niño malcriado?
Sé que no soy padre, pero quizás lo sea
¿Acaso eso no me da aire de respeto?

No hace falta si me echa en cara el “he matado a mi padre”
lo seguiré superficial, como el olvido,
¿O será que usted idolatra a su padre?
¿Lo hizo a usted policía?

¡Qué pena! Su padre le hizo serlo,
¡Debería sentirse agradecido!
¿Por qué no va y lo lanza por la escalera?
Y le expresa que deseó ser carpintero o herrero

Tiene bonitas la manos pero,
no lo imagino como policía, ni mucho menos “nacional”...
Lo sé, lo sé, esos son los argumentos necesarios para probar el “he matado a mi padre”
Pero, en realidad no lo hice...

¡Oh sorpresa! Lo hizo el sólo,
míralo que grande ¡Ay, cómo crecen!
Desde temprana edad se amarró su propia soga al cuello
y supo que las sillas no eran para sentarse, sino para ayudar a colgarse...

¿Qué hizo todo por mí y le debo respeto?
Es probable, o tal vez tuvo 3 hijos para recibir más tarde,
a mí, si le confieso, “no me querían”, prácticamente...
nací con la probabilidad de ser un mal hijo...

¡Adoro las sorpresas! No lo fui,
tuve dos piernas, dos manos, nada de síndromes ni condiciones
pero si nací malo,
adivine por qué... “Eureka” sí... “he matado a mi padre”

Ya va el sexto golpe, le dije “la juventud apremia”
si quiere una confesión, se la daré...
Me declaro metafóricamente culpable...
¿Le pilló de buena manera? ¿No le sirve?

No había necesidad de abalanzarme al suelo
Pero mire lo positivo “ya no tengo padre”
¿Y sabe por qué?... “lo he matado”
¡Ups... creó que es una confesión!

Sin embargo, no hay huellas para delatarme,
Ni pelos, ni sangre, ni siquiera evidencia empírica...
Vaya usted a la morgue y lo encontrará...
No piense que será a mi padre, con la “ye” de costuras...

Me encontrará a mí, de buenas a primeras,
lidiando con el "cuerpo de mi padre"...
tratando de encontrar el quién era...
Porque de aquí arriba "lo he matado"...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Párrafos de Sol

Maravilla

Mantra