Diario de Viaje I

¿Qué le sucedieron a las experiencias puras? Quizás el miedo arrasó con ellas... Las alertas fueron más grandes y previsibles. El "más vale prevenir que curar" se convirtió en la vacuna habitual... La sorpresa, la caída, el temor, la felicidad y otras emociones de contraste cayeron en el olvido. Le quitaron lo interesante a lo desconocido. La culpa, la alegría, la falta, el tener, no sabrían a lo mismo.
Aún así quedan misterios, pizcas de cosas poco posibles de "curar". Son aquellas pequeñas cosas que te mantienen al caminar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Párrafos de Sol

Maravilla

Mantra